“Caso Pegasus muestra que las dependencias están al servicio de las grandes corporaciones”: Poder del Consumidor
Alejandro Calvillo espera que en el tercer debate presidencial los candidatos hablen sobre el etiquetado de comida chatarra.

El caso de espionaje con el uso del sistema Pegasus es muestra de que funcionarios y dependencias del gobierno están al servicio de las grandes corporaciones, afirmó Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor (EPC).

En entrevista para #AristeguiEnvivo, recordó que se dio cuenta que estaba siendo espiado porque desde hace dos años su equipo cuenta con asesoría de expertos de seguridad de Social TIC, ya que sin razón empezaron a desaparecer los archivos de sus computadoras.

“En mi caso recibí un mensaje que decía: ‘Alejandro, acaba de salir una nota de Proceso esta mañana que te menciona y se está viralizando’ y al hacer click me abrió una página de Gayosso. Esas son amenazas“, dijo.

Calvillo atribuyó el espionaje del gobierno a EPC a que sus campañas contra las bebidas azucaradas y los alimentos chatarra afectan intereses de grandes corporaciones.

“Este caso lo que demuestra claramente es este vínculo profundo entre grandes corporaciones y funcionarios y dependencias públicas en un país que tiene los mayores índices de sobrepeso, diabetes, amputaciones y ceguera” por el consumo de azúcar, abundó.

Para el activista, el caso Pegasus también es un ejemplo de “la histeria de las grandes corporaciones, porque temen que si viene un cambio de régimen, la Secretaría de Economía ya no les sirva como una vía para bloquear políticas contra la obesidad en otros países, que la Secretaría de Salud y Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ya no estén al servicio de ellos para tener un etiquetado que nadie entiende y una regulación de la publicidad que es un simulacro”.

La Secretaría de Educación Pública tiene ocho años con lineamientos sobre alimentos y bebidas en las escuelas y no se aplica, no la ha implementado. Entonces hay una histeria por parte de estos poderes económicos de que las cosas vayan a cambiar y pierdan el control y van a hacer todo”, agregó.

Otra muestra del contubernio entre empresas y gobierno, apuntó, es que tanto la Cofepris como la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) impugnaron un amparo que había presentado EPC contra un etiquetado, cuya información no era entendible.

“Vamos a la justicia, hacemos un amparo desde el 2015 y un juez (Fernando Silva García) resuelve y dice que el amparo es violatorio al derecho a la salud, al derecho a la información y a los derechos de la infancia e indica que tiene que hacerse un etiquetado que advierta cuando los productos se excedan en azúcar”, recordó.

Sin embargo, tras la impugnación de la Profeco y la Cofepris el caso está estancado en la Suprema Corte.

“Yo estuve ocho años en el consejo consultivo de Profeco y el día que me dan las gracias le dan la bienvenida a un representante de Arca Continental, una de las principales embotelladoras de Coca Cola. Esto yo no lo puedo pensar que exista en organismo similares en Brasil o en Colombia”, mencionó Calvillo.

Ante esto, la organización espera que en el tercer debate presidencial en el que se abordará el tema de salud, los candidatos hablen del etiquetado de los productos, la publicidad dirigida a niños, la venta de alimentos y bebidas en las escuelas, así como de los recursos de los impuestos especiales.

Asimismo, destacó que EPC realiza una campaña que se llama “Protejamos su salud” para que la gente le mande cartas a los candidatos en las que les pregunten si están de lado de la salud pública o de las grandes corporaciones.

“¿Le van a hacer caso a las recomendaciones a la organización Mundial de la Salud, de los Institutos de Salud de México, de la Academia Nacional de Medicina o van a seguir con este contubernio con las corporaciones?”, cuestionó.








Comentarios WP
>