Banxico mantiene tasa de interés en 7.75%; sube expectativa de inflación a 4.25% por alza en combustibles
De acuerdo con el organismo, "es previsible que en 2018, el crecimiento del PIB se ubique en la parte inferior del rango previsto", que es de entre 2 y 3 por ciento.

Este jueves, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió mantener el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día en un nivel de 7.75 por ciento.

El organismo explicó que si bien los indicadores disponibles al segundo trimestre de 2018 sugieren que la economía mundial continuó expandiéndose a un ritmo relativamente elevado, se ha incrementado la divergencia en el desempeño de las principales economías avanzadas.

“En contraste con la zona del euro, Japón y el Reino Unido que han crecido por debajo de lo previsto, en Estados Unidos la actividad económica aceleró su ritmo de crecimiento, en parte en respuesta al estímulo fiscal adoptado. En un contexto de baja holgura, esto podría conducir a mayores presiones sobre la inflación“, anticipó.

De acuerdo con el Banxico, el peso mexicano presentó una apreciación y una disminución en su volatilidad, lo cual -en parte-, es el reflejo de la menor incertidumbre a partir de la elección, así como de una mejoría en las perspectivas de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Por otra parte, apuntó en un comunicado, la información oportuna indica que en el segundo trimestre de 2018, la actividad económica en México mostró una contracción respecto al trimestre anterior.

“Esto refleja, en parte, la reversión del dinamismo que había mostrado la inversión en construcción y un debilitamiento de las exportaciones”, añadió.

En este sentido, estimó que es previsible que en 2018 el crecimiento del producto se ubique en la parte inferior del rango previsto (2 a 3 por ciento) y que, por lo tanto, la holgura en la economía continúe relajándose.

Si bien en los primeros meses del año, la inflación general anual mostró una disminución, a partir de junio se materializaron algunos de los riesgos al alza que se habían señalado, derivados de incrementos mayores a los previstos en los precios de los energéticos, principalmente de la gasolina y del gas L.P.

El banco central señaló que “el cambio en precios relativos referido afecta la trayectoria de la inflación general prevista para los siguientes doce meses”, por lo que las expectativas para el cierre de 2018 se ajustaron de 4.00 a 4.25 por ciento de junio a julio, mientras que las correspondientes al cierre de 2019 se mantuvieron alrededor de 3.60 por ciento.

Entre los riesgos que enfrentará la economía mexicana, destaca que la cotización de la moneda nacional se vea presionada por el entorno de mayores tasas de interés externas y de fortaleza del dólar, como por los elementos de incertidumbre que persisten tanto en el ámbito externo como el interno, entre los que destaca la renegociación del TLCAN.

Además, añadió, “existe el riesgo de que las acciones de política de comercio exterior de Estados Unidos den lugar a un escalamiento de medidas proteccionistas y compensatorias que afecten adversamente el comportamiento de la inflación”.






Comentarios WP
>