opinión*
Los verdaderos intereses de #FiscalíaQueSirva (Artículo)
Para la libertad por Alfredo Lecona
Foto: Tercero Díaz/ Cuartoscuro

Por @AlfredoLecona

Hace 10 meses en la escalinata del Ángel de la Independencia, se encontraba Grace Fernández, integrante del colectivo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (FUNDEM). A unos metros de ella estaba Gustavo de Hoyos Walther, presidente de Coparmex. Grace y Gustavo estaban rodeados de poco más de 100 personas, muchas de ellas sosteniendo carteles con los hashtags de los colectivos #FiscalíaQueSirva o #VamosPorMás; el primero conformado en su mayoría por organizaciones y personas defensoras de derechos humanos, y la segunda, por organizaciones anticorrupción y empresariales.

A Grace y su familia la vida les cambió trágicamente el 19 de diciembre de 2008, cuando militares desaparecieron en Torreón, Coahuila, a su hermano Dan Jeeremel. Durante más de 9 años ella y su mamá han visto pasar 6 procuradores y padecido el infierno que viven decenas de miles de familias que buscan a sus desaparecidas y desaparecidos en México.

Gustavo es empresario y abogado originario de Nuevo León. Desde 1994 forma parte del sindicato patronal más grande del país, el cual preside desde 2015 y que agrupa a más de 36,000 empresarios del país que representan el 30% del PIB.

Grace representando a un movimiento de víctimas de la violencia y Gustavo a un grupo económico muy relevante, afectado por la corrupción que –se ha estimado que llega ha costar el 10% del PIB– probablemente nunca pensaron coincidir en un mismo espacio y en una misma agenda. Pero como a muchas personas y organizaciones más, la impunidad que por años ha fabricado la PGR los convocó a luchar por demolerla y transformar el sistema de procuración de justicia.

Cuando se dice que la demanda por una #FiscalíaQueSirva esconde la intención de imponer un modelo de fiscalía y a un fiscal, se reduce injustamente un proceso de construcción de confianza entre organizaciones diversas y la naturaleza de sus alianzas estratégicas para combatir la impunidad que impacta invariablemente la vida de todas y todos.

El modelo de fiscalía que se ha propuesto desde el año pasado no fue una imposición de un grupo u organización a la cual las demás se supeditaron. Por más de un año #FiscalíaQueSirva organizó foros, mesas de trabajo, acudió a la CIDH y convocó a seminarios internacionales buscando aprender de las experiencias de países que han vivido procesos similares, de personas como Ángela Buitrago y Claudia Paz y Paz del GIEI-Ayotzinapa, así como de fiscales del caso Odebrecht en Brasil y Perú, entre muchas más.

De esa reflexión y trabajo colectivo se llegó a la conclusión de que la reforma al artículo 102 de la Constitución es una condición necesaria para contar con la fiscalía que el país requiere, pues consideramos que la mejor forma de sentar las bases para consolidar su autonomía, desvincularla del poder político, desenquistar las mafias de la PGR e incluir contrapesos ciudadanos (tanto en los procesos de designación como en la institución misma), es cambiando la redacción actual de ese artículo que hace 4 años fue reformado como consecuencia del Pacto por México, con la intención de generar un paquete de impunidad transexenal para Peña Nieto y su grupo.

En síntesis, los dos aspectos centrales de la propuesta son el modelo de fiscalía que consideramos adecuado y el método de designación del primer Fiscal General. Desafortunadamente, es el método de designación lo que una y otra vez se instala en el debate público cuando surgen coyunturas como la del #FiscalCarnal, o la que en días recientes ha surgido en el debate público cuando algunos afirman que existe cierta intencionalidad de un grupo de la sociedad civil que busca imponer imponer a un fiscal desde el poder económico. Lo anterior resulta imposible de sostener si se observa que en nuestra propuesta se contempla que la designación del Fiscal debe dejarse a cargo del Senado y del Presidente, y que el acompañamiento ciudadano debe ser de carácter técnico, mediante una Comisión de Designaciones que también sería nombrada por el Senado. La propuesta, presentada ante el actual Congreso desde el año pasado, nunca ha sido un irreductible para los colectivos que la elaboraron. Lo que se ha solicitado en todo tiempo es diálogo.

Ante los cambios que viviremos en los siguientes meses tenemos la oportunidad de trascender la discusión sobre quien encabezará la Fiscalía y trabajar para transformar a una de las instituciones más importantes del Estado. Importa el Fiscal, sin duda, pero ni el mejor piloto de carreras podría competir en Fórmula 1 con un vehículo destartalado. Primero la Fiscalía, luego el Fiscal.

Alfredo Lecona

Activista. Defensor de derechos humanos. Manifestante. Nació en la Ciudad de México en 1986. Apasionado de la libertad de expresión desde mayo de 2012, cuando jóvenes universitarios dieron una lección de dignidad al país. Ha promovido y acompañado procesos legislativos y políticos desde la sociedad civil y como asesor parlamentario, sin haber pertenecido nunca a partido político alguno. Apartidista. Consultor en temas de libertad de expresión, justicia, corrupción, transparencia y organizaciones de la sociedad civil.

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Temas relacionados:
#FiscalíaQueSirva
Opinión
Sociedad


    Contenido Relacionado


  1. No hay amnistías sin verdad ni justicia (Artículo)
    julio 9, 2018 7:54 am
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentarios@aristeguinoticias.com