Primer Congreso de la Ciudad de México: ¿consenso o mayoriteo? (Artículo)
Corresponderá al Congreso de la Ciudad, en particular a su primera Legislatura que se instalará el 17 de septiembre, el diseño legislativo de su nuevo régimen político.
Foto: Archivo/Cuartoscuro

El primer Congreso de la Ciudad de México
Rogelio Muñiz Toledo*

La calidad de todas las leyes que nuestro futuro parlamento adopte, dependerá de cómo sea este parlamento

Václav Havel**

Con la instalación de su primer Congreso, inicia una nueva época en la vida política de la Ciudad de México. Luego de una “larga marcha por la autonomía”, como la llamó Alejandro Encinas, finalmente tenemos una Constitución para la Ciudad y la autonomía para que sea su poder legislativo, y no el Congreso de la Unión, quien defina su organización política y administrativa.

Por primera ocasión la Ciudad contará con poderes locales que sustituyen a los órganos de gobierno que durante veintiún años actuaron con facultades acotadas por la Constitución federal. Corresponderá al Congreso de la Ciudad, de manera particular a la primera Legislatura que habrá de instalarse el 17 de septiembre, el diseño legislativo de su nuevo régimen político.

Que los principios rectores de la Constitución de la Ciudad -reconocida internacionalmente como una de las más avanzadas en materia de derechos- se materialicen en beneficios concretos para las personas, dependerá del desarrollo legislativo de las normas constitucionales; y la calidad de esas leyes, de cómo funcione el Congreso.

Siete constituyentes serán diputados en la primera Legislatura de Congreso de la Ciudad de México, dos de Morena, tres del PAN, uno del PVEM y uno del PES. Destacan Alejandro Encinas y Mauricio Tabe, ambos recorrieron todo el trayecto de la reforma política de la Ciudad de México y participaron desde la génesis de la Constitución hasta la Asamblea Constituyente, en la cual fungieron, respectivamente, como presidente y vicepresidente. Lamentablemente, parece que Encinas tendrá un paso efímero por el Congreso, solo al inicio de la Legislatura.

En el Congreso habrá un grupo parlamentario hegemónico -el de Morena- con una amplia mayoría de 38 diputados, 4 más de los necesarios para alcanzar la mayoría absoluta, y con sus aliados -el PT y el PES- podría llegar a 42; número más que suficiente para aprobar todas las leyes que no tengan el carácter de constitucionales.

Con la holgada mayoría que le dieron el voto popular y el sistema electoral que otorga al partido mayoritario hasta 8 puntos de sobrerrepresentación, al partido hegemónico y sus aliados les bastará con lograr una alianza -permanente o coyuntural- que le sume 2 votos, para llegar a 44 y tener la mayoría calificada necesaria para aprobar las modificaciones a la Constitución y a las leyes constitucionales y la celebración de referéndum sobre las reformas a aquélla, así como los nombramientos de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia, del titular de la Fiscalía General de Justicia, del director general del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva, y de los integrantes de los consejos ciudadanos encargados de proponer al Congreso a los titulares y consejeros de los organismos autónomos. Pero el partido hegemónico podría modificar la Constitución con los 42 votos de él y sus aliados, si en la sesión en la que se voten las reformas no asistieran más de 63 de los 66 diputados que integran el Congreso, lo cual sucede con frecuencia.

Esperemos que, como lo ofreció el diputado electo Alejandro Encinas, el partido en el gobierno no recurra al “mayoriteo” que han utilizado los partidos hegemónicos en los congresos del país, sino que privilegie los consensos con todas las fuerzas políticas y no los acuerdos de coyuntura y sin debates de fondo, sobre todo cuando se trate de reformas a la Constitución, pero también en el caso de las leyes constitucionales y de la designación de integrantes del poder judicial y de los organismos autónomos o de aquellos que cumplen funciones de Estado, como la planeación del desarrollo de la Ciudad.

Veremos si en el proceso de cambio de régimen y de aprobación del nuevo marco legal para la Ciudad -que incluirá decenas de leyes- el partido hegemónico apuesta por una política de Estado o simplemente impone su mayoría en el Congreso.

 

*Abogado y consultor electoral @RogelioMunizT
18 de julio de 2018

**Último presidente de Checoslovaquia
y primero de la República Checa

 






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentariosyquejas@aristeguinoticias.com