A 50 AÑOS DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA

1968

Fuente: Gaceta Digital UNAM

Agosto 8

Mediante un oficio, Alfonso Corona del Rosal, jefe del Departamento del Distrito Federal, le propone a Guillermo Massieu, director general del IPN, la integración de una comisión en la que participen las autoridades, maestros y estudiantes del Instituto, con el fin de investigar los cargos que se han hecho. Esta comisión deberá aportar pruebas para sancionar a los responsables e investigar los rumores sobre la posible ocurrencia de decesos. En casi todas las escuelas y facultades de la UNAM se efectúan asambleas para determinar la actitud que se tomará en caso de que las autoridades no resuelvan satisfactoriamente los seis puntos del pliego petitorio. Las transmisiones de Radio Universidad se interrumpen abruptamente a las 14:30 horas, debido a sospechosos desperfectos en el suministro de la energía eléctrica. El Consejo Nacional de Huelga –al que ya se sumaron la Universidad del Valle de México, la Escuela Nacional de Antropología, la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, la Escuela Nacional de Artes Plásticas San Carlos, las universidades de Tabasco, Baja California y Sinaloa, el Tecnológico de Veracruz y las Normales Rurales– expresa su decisión de seguir la lucha hasta la solución de sus peticiones, y reitera que desconoce toda gestión que entable otro organismo, concretamente la FNET. Anuncia que próximamente organizará una manifestación. En su artículo “La peregrina paloma de la paz”, publicado en el diario El Día, Francisco Martínez de la Vega escribe: “La simbólica paloma de Picasso será –informa la prensa– el signo que presida las ya inmediatas fiestas olímpicas para las que se viste y aliña nuestra capital, después de tan broncas y guerreras exhibiciones. “Esa paloma ya no encuentra dónde hacer su nido. ¿Seremos capaces los mexicanos, gobernantes y gobernados, de convertir el México olímpico en un refugio de la paz, en un templo de fraternidad humana y no en un muestrario de hostilidades, rencores y turbios afanes? La paz es muy frágil, tímida, asustadiza. Cuesta mucho fortalecerla y garantizarla, pero es de una inverosímil facilidad desterrarla. La paz de México no es la del soldado sustituyendo al maestro en el aula; no puede ser la de abarrotar cárceles. La paz de México sólo puede estar en el orden moral, en el respeto de los gobernantes para el gobernado y viceversa. La paz mexicana sólo podrá apoyarse en la dignidad colectiva.” Al referirse a los acontecimientos de los últimos días en la capital del país, Corona del Rosal señala durante el festival del Día del Barrendero que “afortunadamente estallaron antes de lo que habían previsto las gentes que los organizaron, que los habían planeado para atacar a México en su tranquilidad, en su orden, en su estabilidad y, lo que es peor, en el porvenir de todos los jóvenes pobres de México”. Más adelante, ante unos 10 mil trabajadores de limpia, explica que, “después de un análisis reflexivo de la situación y sus consecuencias, muy a nuestro pesar, decidimos solicitar la intervención del Ejército, porque de no haber terminado el desorden esa madrugada (con el bazucazo a San Ildefonso), seguramente al día siguiente hubiéramos tenido que lamentar muchos muertos y daños a la ciudad”.

Agosto 7

Mientras la FNET informa que este día se vence el plazo otorgado a las autoridades del DDF para destituir a los jefes policiacos y castigar a los responsables de la agresión a estudiantes, el IPN desautoriza a cualquier organismo que no sea el CNH a realizar acuerdos para solucionar el conflicto e insiste: sus resoluciones deben ser públicas. Guillermo Massieu, director general del IPN, se dirige al “verdadero maestro y al verdadero estudiante para que, olvidando resentimientos y sin abandonar banderas justas, ayuden a normalizar la situación actual, ya que todavía es tiempo de volver a conducir al Instituto a su cauce normal y a que siga cumpliendo la alta misión que le está encomendada, no por una persona o un grupo de personas, sino por los ciudadanos mexicanos que lo alientan y lo sostienen”. Integrantes del MURO irrumpen en una asamblea en la Facultad de Ingeniería de la UNAM y agreden a varios alumnos.

Agosto 6

En su artículo “Reafirmación de la autonomía universitaria”, publicado en el diario Novedades, Leopoldo Zea, director de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, escribe: “Los hacedores de la opinión pública poco se han preocupado por analizar la situación real de la Universidad y ayudar a restablecer la fortaleza del orden que les es propio. Lejos de esto se ha venido criticando, tanto en México como en el exterior, la fragilidad del orden universitario, achacándola a simples deficiencias universitarias y hablando, inclusive, de la anulación de la autonomía”. Y prosigue: “La autonomía universitaria ha sido gravemente lesionada, no sólo por el bazucazo que violó sus puertas y la inusitada violencia hecha a sus estudiantes, sino también por los provocadores que dieron origen a esa situación e insisten en mantenerla. Provocadores que intentan ahora, como en 1966, crear un ambiente de desorden, ya extrauniversitario, que haga necesaria y hasta justificable la cancelación de la autonomía universitaria, con todas las consecuencias de este acto. La unidad universitaria que se ha hecho patente en esta protesta puede ser inicio de la posibilidad de la única forma de pleno orden universitario, el moral, que descansa en la capacidad de todos y cada uno de sus miembros para respetarlo y hacerlo respetar”. La Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) acusa a los líderes del Consejo de Huelga del IPN de estar infiltrados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y por el comunismo internacional. La Agrupación Nacional de Egresados del IPN, la UNAM y los Internados de Segunda Enseñanza para Hijos de Trabajadores va más allá: acusa a la CIA de ser la provocadora de la violencia y la Confederación de Jóvenes Mexicanos asegura que el clima de agitación ha sido ocasionado por grupos de derecha apoyados por la CIA y el FBI. Maestros y alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales acuerdan en una asamblea conjunta que la UNAM y el IPN se unifiquen plenamente, que las aulas se abran y se inicien discusiones adjuntas, que se integre un tribunal universitario para juzgar a los responsables de la represión y que Radio Universidad informe del movimiento. En apoyo de los estudiantes, representantes de la UNAM y del IPN crean la Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior proLibertades Democráticas.

Agosto 5

En protesta por la represión policiaca que han sufrido en los últimos días, 100 mil estudiantes del IPN, de la UNAM y de la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, entre otros centros educativos, llevan a cabo, sin incidentes y sin la presencia de la policía, una manifestación desde Zacatenco hasta el Casco de Santo Tomás. Con porras, gritos y cantos, los estudiantes manifiestan sus peticiones y proclamas, atacan a la prensa, a los granaderos y al gobierno, e invitan al pueblo a unírseles. Al término de esta manifestación, durante un mitin en la plaza del Carrillón, se acuerda otorgar 72 horas de plazo a las autoridades para que solucionen las demandas estudiantiles. En caso contrario estallaría una huelga nacional. La Universidad informa que todas las escuelas y facultades, excepto las de Ciencias y Ciencias Políticas y Sociales, reanudarán sus actividades normales. Los estudiantes, en asambleas, proponen que el periodo de clases se prorrogue hasta el 28 de octubre. En un manifiesto, el Partido Popular Socialista (PPS) ofrece pleno apoyo al presidente Gustavo Díaz Ordaz y responsabiliza de los hechos ocurridos a las fuerzas imperialistas, los agentes de la CIA, los grupos de extrema derecha y los seudoizquierdistas.

Agosto 4

Se percibe una gran actividad de los estudiantes por todos los rumbos de la ciudad, dando información sobre sus demandas y anunciando la manifestación que llevarán a cabo mañana. Las actividades artísticas de la UNAM son suspendidas debido al duelo declarado por la violación de la autonomía universitaria. Guillermo Massieu, director general del IPN, notifica que no podrá asistir a la manifestación programada.

Agosto 3

Guillermo Massieu, director general del IPN, acepta encabezar la manifestación anunciada para el lunes, a condición de que ninguna organización estudiantil aparezca como patrocinadora; pide, además, que ésta sea una prueba de la unidad politécnica y que el contingente esté formado por maestros y alumnos exclusivamente del IPN y no por grupos de otra organización estudiantil. Alfonso Martínez Domínguez, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, declara en una asamblea de la juventud de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares que los jóvenes que asisten a las escuelas superiores son la minoría; una minoría que por muy limpia o muy grande que sea su bandera no tiene derecho a desperdiciar el tiempo o a ocupar un lugar que bien podría ser para hijos de campesinos, de obreros o miembros del sector popular. Los principales dirigentes del Partido Comunista Mexicano, acusados de los delitos de sedición, asociación delictuosa, ataques a las vías generales de comunicación y daños en propiedad ajena a bienes de la nación, niegan tener participación en los sucesos estudiantiles que han ocurrido en la Ciudad de México en los últimos días. En su artículo “Un movimiento sin bandera”, publicado en el diario El Universal, Rubén Salazar Mallén escribe: “La falta de bandera, más que la intensidad de la represión, hizo que los estudiantes depusieran la actitud que adoptaron durante los disturbios registrados, hace pocos días, en la Ciudad de México. Los muchachos no supieron justificar su violencia ni definieron deseos o aspiraciones de magnitud suficiente para que su conducta fuera y pareciera adecuada a las circunstancias. “Los motivos que los orillaron a amotinarse dieron la impresión de ser harto insignificantes.” Por su parte, Emilio Portes Gil, quien como presidente de México dio vigencia a la autonomía universitaria en 1929, escribe en El Heraldo de México: “Los escándalos de los últimos días provocados por agitadores extranjeros, mal llamados comunistas, entre quienes figuran españoles, que en su tierra no se les permite provocar desórdenes; puertorriqueños, franceses y algunos norteamericanos, y que han arrastrado a miles de estudiantes a cometer actos delictuosos, como el incendio de camiones, destrucción de automóviles particulares, rotura de cristales; revelan muy claramente la existencia de una conjura para desprestigiar a México y poner dificultades al régimen revolucionario en su programa nacionalista que tiende a beneficiar, principalmente, a los trabajadores, a los campesinos, a la clase media y a numerosos núcleos de población, que necesitan una mejoría económica, social y cultural.”

Agosto 2

Con representantes de la UNAM, el IPN, El Colegio de México, la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, la Normal Superior, la Universidad Iberoamericana, la Universidad La Salle y otros centros educativos del interior de la República se constituye el Consejo Nacional de Huelga (CNH) bajo tres principios: 1. Sólo estarán representadas las escuelas en huelga, no en paro activo. 2. Habrá tres representantes por escuela, elegidos en asamblea. 3. No se admite la representación de federaciones, confederaciones, partidos o ligas, sólo de escuelas. Su formación es en repuesta a los acontecimientos en contra de la comunidad estudiantil, como la intervención del Éjército en un enfrentamiento entre los alumnos de las Vocacionales 2 y 5 del IPN y la Preparatoria Isaac Ochoterena incorporada a la UNAM, con la aprehensión de estudiantes de las tres escuelas; y la destrucción que causó el Ejército en la puerta de la Escuela Preparatoria de San Ildefonso por medio de un bazucazo. Se da a conocer el primer desplegado del CNH, en el que se incluyen los seis puntos de su pliego petitorio: 1. Libertad a los presos políticos. 2. Destitución de los jefes de la policía y de los granaderos. 3. Extinción del Cuerpo de Granaderos 4. Derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal Federal, relativos al delito de disolución social. 5. Indemnización a los familiares de los muertos y heridos desde el inicio del conflicto. 6. Deslinde de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades mediante la policía, los granaderos y el Ejército.

Agosto 1

Antes de encabezar una marcha de 80 mil personas que irá de Insurgentes hasta Félix Cuevas y de regreso a CU, Barros Sierra señala: “Quiero decir que confío en que todos sepan hacer honor al compromiso que han contraído. Necesitamos demostrar al pueblo de México que somos una comunidad responsable, que merecemos la autonomía, pero no sólo será la defensa de la autonomía la bandera nuestra en esta expresión pública; será también la demanda, la exigencia por la libertad de nuestros compañeros presos, la cesación de las represiones. “Será también para nosotros un motivo de satisfacción y orgullo que estudiantes y maestros del Instituto Politécnico Nacional, codo con codo, como hermanos nuestros, nos acompañen en esta manifestación. Bienvenidos. “Sin ánimo de exagerar, podemos decir que se juegan en esta jornada no sólo los destinos de la Universidad y el Politécnico, sino las causas más importantes, más entrañables para el pueblo de México. “En la medida en que sepamos demostrar que podemos actuar con energía, pero siempre dentro del marco de la ley, tantas veces violada, pero no por nosotros, afianzaremos no sólo la autonomía y las libertades de nuestras casas de estudios superiores, sino que contribuiremos fundamentalmente a las causas libertarias de México. “Vamos pues, compañeros, a expresarnos. Y no necesito repetirles una vez más que estemos alertas sobre la actuación de posibles provocadores. “Los provocadores, lo señalo desde ahora, si los hay –espero que no, confío en que no–, serán objeto del repudio mayoritariamente abrumador de la comunidad universitaria. Y yo, lo digo desde ahora y sin ambages, seré el primero en denunciarlos ante nuestra Universidad y ante la opinión pública.” Al regresar a CU, el rector de la UNAM declara: “Jamás en mi vida me he sentido más orgulloso de ser universitario, porque nadie, en ningún momento, ha tenido la grave responsabilidad de estar al frente de los problemas, de los conflictos, pero también de los triunfos del espíritu y de la energía, demostrada hoy como nunca. Han respondido ustedes maravillosamente y mucho más allá de lo que todos hubiéramos podido esperar. “Por supuesto, no termina nuestra lucha con esta gloriosa jornada de hoy, pero hemos demostrado la fuerza que tiene el uso de las vías de razón y de ley, sin menoscabo de la energía con que hay que sostener nuestras convicciones más arraigadas. Por eso nuestra lucha, en adelante, se desarrollará en nuestras asambleas, en nuestros mítines, en nuestras aulas, en nuestros laboratorios, trabajando, como siempre, por el progreso de México. Señores, ya no puedo agregar sino esto: ¡Viva nuestra Universidad! ¡Viva el Politécnico! ¡Vivan las instituciones hermanas! Pero por encima de todo: ¡Viva México!” En Guadalajara, el presidente Gustavo Díaz Ordaz hace alusión a los “deplorables acontecimientos de los últimos días en la capital de la República”, y puntualiza: “No quiero decir que a nadie le han dolido más que a mí, porque nunca he pretendido ser el primero en nada ni significarme frente a todos quienes son mis iguales, pero estoy entre los mexicanos a quienes más les haya herido y lacerado la pérdida transitoria de la tranquilidad en la capital de nuestro país por algaradas en el fondo sin importancia. […] Una mano está tendida: es la mano de un hombre que a través de la pequeña historia de su vida ha demostrado que sabe ser leal. […]” Los estudiantes responden: “A la mano tendida, la prueba de la parafina.”

Julio 31

“Culmina así una serie de hechos en los que la violencia de la fuerza pública coincidió con la acción de los provocadores de dentro y de afuera de la Universidad. “La autonomía de la Universidad es, esencialmente, la libertad de enseñar, investigar y difundir la cultura. Estas funciones deben respetarse. Los problemas académicos, administrativos y políticos internos deben ser resueltos, exclusivamente, por los universitarios. En ningún caso es admisible la intervención de agentes exteriores y, por otra parte, el cabal ejercicio de la autonomía requiere el respeto a los recintos universitarios. “La educación requiere de la libertad. La libertad requiere de la educación. “La comunidad universitaria debe darse cuenta de la importancia decisiva de mantener el régimen de legalidad en la Universidad y fuera de ella. Nada favorecería más a los enemigos de la autonomía que la acción irreflexiva. Hoy más que nunca es necesario mantener una enérgica prudencia y fortalecer la unidad de los universitarios. Dentro de la ley está el instrumento para hacer efectiva nuestra protesta. Hagámosla sin ceder a la provocación. “Las autoridades universitarias se mantendrán al servicio de la Universidad y cumplirán con las responsabilidades contraídas ante el país, contando con la unidad de los estudiantes, los profesores, los investigadores y los empleados.” Los directores de facultades, escuelas e institutos de la UNAM respaldan la posición del rector.

Julio 30

Luis Echeverría, secretario de Gobernación, llama al presidente Gustavo Díaz Ordaz –de gira por Jalisco, con el secretario de la Defensa Nacional, el general Marcelino García Barragán– y le describe el escenario, sosteniendo que el país está al borde del desastre por culpa de los estudiantes. Echeverría solicita la intervención del Ejército, argumentando que la policía preventiva del Departamento del DF es impotente para someter a los estudiantes, quienes supuestamente alteran el orden de la ciudad y amenazan con asaltar las armerías del Centro. Díaz Ordaz da luz verde. Los soldados salen de sus cuarteles a bordo de jeeps militares y tanques ligeros para tomar escuelas, y en la madrugada irrumpen en las preparatorias 1, 2 y 3. Hay cerca de 400 estudiantes heridos y cientos de detenidos. Y al mando del general José Hernández Toledo, de un bazucazo destruyen la puerta colonial barroca de la Preparatoria 1 de San Ildefonso, labrada en el siglo XVIII y que había sobrevivido a las guerras de lndependencia, Reforma y Revolución, y donde, cien años antes, el presidente Benito Juárez había inaugurado la Escuela Nacional Preparatoria. Además del bazucazo la policía toma otra Prepa, la 5, así como la Vocacional 5 del IPN. Horas después, en CU, el rector Javier Barros Sierra iza la bandera nacional a media asta por la violación a la autonomía universitaria. En un discurso ante la comunidad unamita dice: “Hoy es un día de luto para la Universidad; la autonomía está amenazada gravemente. Quiero expresar que la institución, a través de sus autoridades, maestros y estudiantes, manifiesta profunda pena por lo acontecido. La autonomía no es una idea abstracta; es un ejercicio responsable que debe ser respetable y respetado por todos. “En el camino a este lugar he escuchado un clamor por la reanudación de clases. No desatenderemos ese clamor y reanudaremos a la mayor brevedad posible las labores. “Una consideración más: debemos saber dirigir nuestras protestas con inteligencia y energía. ¡Que las protestas tengan lugar en nuestra casa de estudios! “No cedamos a provocaciones, vengan de afuera o de adentro; entre nosotros hay muchos enmascarados que no respetan, no aman y no aprecian a la autonomía universitaria. “La Universidad es lo primero, permanezcamos unidos para defender, dentro y fuera de nuestra casa, las libertades de pensamiento, de reunión, de expresión y la más cara: ¡nuestra autonomía! ¡Viva la UNAM! ¡Viva la autonomía universitaria!”

Julio 29

Se suspende el transporte público en el centro de la ciudad. Es disuelto un mitin que estudiantes pretendían realizar en el Zócalo y se inician violentos choques entre ellos y la policía. Estudiantes de la Prepa 7 bloquean la avenida de La Viga y aprehenden a dos policías, mientras que, en Nonoalco, alumnos de la Voca 7 capturan camiones y bloquean avenidas. Entretanto, la Prepa 1 acuerda hacer un paro indefinido, acción a la que se suman las vocacionales 2, 4 y 7. El secretario de Educación Pública, Agustín Yáñez, decide suspender clases en el Politécnico “hasta que la situación se normalice”. Esa noche hay violentos choques entre estudiantes y granaderos en las prepas 1, 2 y 3.

Julio 28

Por vez primera se reúne el Comité Coordinador de Huelga del IPN con representantes de varias escuelas de la UNAM, de la Escuela de Agricultura de Chapingo y de la Escuela Normal. Discuten la posibilidad de efectuar una huelga en todos los planteles hasta que sean satisfechas las siguientes demandas: 1. Desaparición de la FNET, de la Porra Universitaria y del MURO. 2. Expulsión de los estudiantes miembros de las citadas agrupaciones y del PRI. 3. Indemnización por parte del gobierno a los estudiantes heridos y a los familiares de los que resultaron muertos. 4. Excarcelación de todos los estudiantes detenidos. 5. Desaparición del Cuerpo de Granaderos y demás policías de represión. 6. Derogación del artículo 145 del Código Penal, que sanciona los delitos de disolución social. El PCM niega que esté preparando una conjura para alterar el orden público y, por el contrario, se dice víctima de persecución.

Julio 27

Los propios estudiantes ocupan las preparatorias 1, 2 y 3 de la UNAM, en señal de protesta por la represión y el encarcelamiento de sus compañeros. La Escuela Superior de Economía del IPN se declara en paro y convoca a los alumnos politécnicos a una huelga general a partir del lunes 29. Las vocacionales 1, 2, 4, 5, 6 y 8, así como varias escuelas superiores del IPN, se pronuncian por un paro indefinido que no se suspenderá hasta que se resuelvan las siguientes demandas: 1. Renuncia del jefe y subjefe de la Policía Preventiva del Distrito Federal, generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea Cerecero, respectivamente; y 2. Extinción del Cuerpo de Granaderos. Los estudiantes del IPN desconocen a la FNET. Los dirigentes del Partido Independiente Estudiantil de la Facultad de Derecho de la UNAM informan al rector Javier Barros Sierra que tienen en su poder cuatro autobuses de la línea Tlalpan-San Ángel, en garantía del pago de una indemnización de 300 mil pesos para los deudos de José Manuel Pereyra, alumno de la Secundaria 23, muerto por un autobús el miércoles anterior. Se suscitan enfrentamientos entre la policía y los estudiantes en los alrededores de San Ildefonso, que dejan un saldo de varias decenas de detenidos acusados de lesiones, secuestro, robo, pandillerismo, daño en propiedad ajena, daño a la nación y ataque a las vías generales de comunicación. La mayoría pertenece al PCM. El Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO) condena “los hechos vandálicos cometidos por sujetos escudados en los estudiantes para lograr su fines”, y sostiene que el movimiento estudiantil ha caído en manos de “agitadores comunistas”. Luis Cueto Ramírez, jefe de la Policía Preventiva del Distrito Federal, hace un llamado a los padres de familia para que ejerzan control sobre sus hijos y así eviten enfrentarse a problemas graves, por ejemplo, que los muchachos sean consignados penalmente. También invita a todas aquellas personas que han sufrido daños físicos o en sus propiedades a que presenten una denuncia para que se castigue a los responsables.

Julio 26

La manifestación convocada por la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) parte de La Ciudadela hacia el Casco de Santo Tomás para protestar contra la represión policiaca; y otra organizada por la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED) y la Juventud Comunista, entre más organizaciones de izquierda, sale del Salto del Agua hacia el Hemiciclo a Juárez para conmemorar el décimo quinto aniversario del asalto al Cuartel Moncada, en Cuba. Una vez que termina el mitin de la FNET, sus dirigentes deciden continuar la marcha hasta el Zócalo. En el Hemiciclo a Juárez se suman algunos manifestantes de la CNED. En Palma y Madero se dan choques con la policía y la lucha se generaliza en el centro de la ciudad. La batalla entre estudiantes y policía se prolonga durante una hora y media. Hay destrozos en los escaparates de comercios de la avenida Juárez y calles adyacentes, y decenas de heridos, principalmente estudiantes, algunos policías y también transeúntes que pasan por la zona. Posteriormente, agentes de la Dirección Federal de Seguridad y del Servicio Secreto allanan las oficinas del Comité Central del Partido Comunista Mexicano (PCM), ubicadas en la calle de Mérida, en la colonia Roma, así como los talleres de la Voz de México, y aprehenden a varios de sus miembros. La FNET declara que su manifestación se desarrolló pacíficamente y que en ella se infiltraron provocadores que pertenecen a la Juventud Comunista. Por su parte, la Jefatura de Policía informa que su intervención obedeció a la petición hecha por los propios directivos de la FNET para expulsar a los provocadores, y que reprimió a grupos de manifestantes cuando empezaron a romper aparadores de comercios.

Julio 25

Alumnos del IPN, encabezados por líderes de la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET), de corte oficialista, se entrevistan con Rodolfo González Guevara, secretario general del Departamento del Distrito Federal, para anunciarle que al día siguiente realizarán una marcha en protesta por la agresión policiaca contra estudiantes de la Voca 5. En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, durante el desarrollo de una asamblea, los alumnos sorprenden a un policía militar con volantes impresos de la Facultad de Filosofía, domicilios de estudiantes y fechas de reuniones en apoyo a la huelga de hambre que lleva a cabo Demetrio Vallejo, líder de los ferrocarrileros.

Julio 24

Más de 4 mil alumnos de prevocacionales, vocacionales, tecnológicos y escuelas superiores del Instituto Politécnico Nacional suspenden sus clases y efectúan un mitin en el Casco de Santo Tomás para protestar contra la agresión de que fueron objeto los estudiantes de la Voca 5 por parte de los granaderos. Reciben el apoyo del Comité Ejecutivo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, la cual se declara en huelga indefinida. El IPN, mediante su Departamento de Divulgación e Información, indica: “Hay intervenciones de extraños al plantel que están interesados en desprestigiar al Instituto, que por varios años ha laborado en un ambiente de paz y superación”. En este mismo sentido, los directores de las vocas 2 y 5 dicen que los recientes sucesos violentos fueron provocados por Los arañas y Los ciudadelos, que en otras ocasiones se han hecho pasar por alumnos de esos planteles. La UNAM, por medio de La Semana Universitaria, informa que una vez más se inicia una ofensiva contra su autonomía, encabezada por una revista extranjera, un periodista local que firma con seudónimo y grupos con intereses manifiestos. Agrega: “Profesores y estudiantes, sobre todo estos últimos, deben meditar en los propósitos del desprestigio que buscan contra su Casa de Estudios quienes han desencadenado esta campaña difamatoria”. La Secretaría de Educación Pública asegura que hay manos extrañas que tratan de agitar al Instituto Politécnico Nacional. Por otra parte, en la zona de conflicto se reparten volantes en los que “se hace un llamado al estudiantado del Politécnico para que defienda el prestigio de su institución y no permita que se mancille el respeto a los planteles como ocurrió en tiempo pasado, cuando intervino el Ejército”.

Julio 23

Los alumnos de la Isaac Ochoterena, en revancha, apedrean la Voca 2. En respuesta, los de las vocas 2 y 5 marchan hasta aquélla para ajustar cuentas con sus adversarios. Cuando los jóvenes politécnicos regresan a sus respectivos recintos académicos, granaderos y la 19 compañía de policía, que hasta entonces no habían intervenido, cargan contra ellos y les propinan una golpiza. Los de Voca 5 corren para refugiarse en su escuela, pero los granaderos los persiguen e incluso allanan las instalaciones y golpean también a profesores y profesoras. Hay decenas de jóvenes detenidos. Además de granaderos y policías, en el lugar de los hechos también están presentes 25 agentes de los servicios especiales de la Jefatura de Policía, al mando del mayor Celso Peña Zúñiga. Según declaraciones de los directores de la prepa Isaac Ochoterena y de las vocas 2 y 5, el zafarrancho fue la culminación de varios pleitos ocurridos entre los alumnos desde hace más de un año. En un artículo publicado en El Heraldo de México bajo el título “La rebelión de los estudiantes”, Ermilo Abreu Gómez escribe: “Hay que estar ciego del espíritu para no ver esta realidad. Hay que estar ciego o vivir en el Limbo. Los estudiantes de hoy viven en latente actitud de rebeldía. Todos los días podemos enterarnos de los actos de protesta que realizan. […] Los jóvenes sienten que algo no funciona bien en la organización social de los pueblos. Sienten que la justicia no se satisface con cabal justicia; que existen núcleos de privilegiados que disponen de toda riqueza y de todo poder, que a su lado yacen inmensas masas que carecen hasta de lo más indispensable. […] Así, es preciso oír y atender la voz de los estudiantes porque el instinto de la juventud nunca se equivoca. Tras ella está la razón de la justicia, la razón misma de la vida actual y futura”.

Julio 22

En la plaza de La Ciudadela –el mismo lugar que 55 años antes se cubrió de cadáveres durante la llamada Decena Trágica–, en el centro de la Ciudad de México, alumnos de la Preparatoria Isaac Ochoterena (incorporada a la UNAM) y de las vocacionales 2 y 5 del Instituto Politécnico Nacional (IPN) disputan un partido de futbol americano y, en un momento dado, azuzados por los miembros de dos pandillas –Los arañas y Los ciudadelos–, escenifican una gresca. Posteriormente, las instalaciones de la Preparatoria Isaac Ochoterena, ubicada en la esquina de Lucerna y Versalles, a unas cuadras de La Ciudadela, son atacadas por los estudiantes politécnicos y sufren daños. La policía no interviene.

Fuente: Gaceta Digital UNAM